Viejo cachondo no para de manosear el culo obeso de su esposa mientras la coge empinada en la orilla de la cama.
1.226 visitas
Viejo cachondo no para de manosear el culo obeso de su esposa mientras la coge empinada en la orilla de la cama.

Por lo general, el esposo calenturiento coge a la esposa empinada. Pero también recurre a la posición de vaquera invertida. Dicho sea, lo que él quiere es tener frente a sí el inmenso trasero de su vieja. Anoche, el viejo de verga caliente llegó a casa con un regalo para su mujer. Se trataba de unas mallas de red. Ella se las puso y las modeló, sus piernas y nalgas abultadas se desparramaban por los rombos de la prenda. Por lo cual, el marido sufrió una erección exquisita, la verga se movía debajo del pantalón. – ¡Órale, vieja, súbete a la cama y empínate, presume ese pinche culote! Dicho esto, la señora subió al borde de la cama y mostró sus nalgas. Detrás de ella apareció el marido, que la penetró por uno de los orificios de las mallas. El viejo la cogía y le tocaba el culo con cara de pervertido.

Embed