Un morro de 20 años se puso bien pedo y la tía de su mejor amigo le hizo una mamadota sobresaliente.
695 visitas
Un morro de 20 años se puso bien pedo y la tía de su mejor amigo le hizo una mamadota sobresaliente.

Un par de compas organizaron una fiesta en la casa, con mucho alcohol y morritas culonas. De este modo, todo el mundo terminó borracho y teniendo sexo. Sin embargo, uno de los compas no consiguió panocha para clavar el pito. Así que estaba sentado en la escalera, bebiendo más alcohol. Entonces apareció la tía de su mejor amigo, una señora divorciada y muy obesa. Al verlo tan borracho, ella supo que quería una presa fácil. Sin más, la mujer divorciada subió al joven hasta su recámara. Una vez que lo acostó en la cama, le quitó los pantalones y los calzones. Desafortunadamente, aquella verga estaba más flácida que sus tetas. No obstante, ella se empeñó en mamar aquellos pellejos. Como premio a la perseverancia, el pito reaccionó y se puso grande y duro. La boca de la madura se llenó de saliva y siguió mamando como toda una reina del sexo oral.

Embed