XXX » Culioneros » Un morro calenturiento se chingó a su propia tía, si no la cogió por el ano fue por respeto a la familia.

Un morro calenturiento se chingó a su propia tía, si no la cogió por el ano fue por respeto a la familia.

7 min
Descripción

Aquella tarde, el morro cachondo se jalaba la verga en el cuarto. Como hacía mucho escándalo al masturbarse, la tía se asomó al cuarto. Entonces vio una verga gigantesca con un glande del tamaño de una manzana. No obstante, el sobrino no sabía que lo observaban. Así que la tía siguió mirando el jugoso falo, hasta unas gotas le escurrieron de la vagina. De pronto, el joven volteó y la miró. Se levantó y la tomó de la cintura, la pasó a la habitación. Entonces, el sobrino le quitó cada una de las prendas con la boca. Sin poder reprimirse, la tía subió a montar el gran miembro. Al principio gozaba el genital en posición de vaquera, algo en lo que ella es experta. Sin embargo, el sobrinito le pidió darse media vuelta y lucir sus fantásticas nalgas. Así que la hembra cambio de lugar y meneó sus caderas como una ramera. Mientras ella brincaba, el pariente se moría de ganas de agujerar su apretadito fundillo.