“No puedo creer que haya aceptado tener sexo anal con otro hombre, pues yo soy casada y amo a mi marido”.
2.914 visitas
“No puedo creer que haya aceptado tener sexo anal con otro hombre, pues yo soy casada y amo a mi marido”.

“Eugenio siempre se sale con la suya, esta vez me convenció de tener sexo anal en la bañera. Durante mucho tiempo estuve recibiendo mensajes de él, pidiéndome que nos viéramos como antes. Si bien mi vagina se moría de ganas por sentir nuevamente su gruesa verga, yo ya soy una mujer casada y no puedo arriesgar mi matrimonio. Sin embargo, el cabrón me envió una foto de su verga, erecta a su máxima capacidad y llena de venas. Sin pensarlo le dije que sí. Al poco tiempo llegó a mi casa, abrí la puerta, pero mis rodillas temblaban de nervios. En esta ocasión, me pidió que fuéramos a la bañera. Desnudos, nos metimos al agua caliente. Él me pidió que introdujera un consolador en mi ano, nunca la había hecho pero obedecí. Después, me ordenó que lo montara de reversa. Descargué mi culo en su falo. Entonces, retiró el juguete del orto y me penetró. No podía creerlo, era delicioso”.

Embed