XXX » Maduras » No la culpen a ella, su vagina es un monstruo insaciable y ella debe saciar sus apetitos con otros.

No la culpen a ella, su vagina es un monstruo insaciable y ella debe saciar sus apetitos con otros.

5 min
Descripción

Aunque todas las amigas la envidian porque se casó con un hombre adinerado, ella vive una crisis de orgasmos con él. Cuando el marido la espera desnudo en la cama, con su gran panza y su pene minúsculo, ella recuerda a Juan. Ese sí que es un hombre bien dotado por la naturaleza. Sigue avanzando en dirección a su marido y va recordando. Aquella vez Juan la puso en cuatro patas, golpeó violentamente su culo. Luego acostó su verga en la raja de sus nalgas. Aquella verga de bronce hervía y era tan grande que sentía el glande en su espalda. Así pues, cuando el amante la penetró sintió que todo su entorno se desvanecía. Ella flotaba sobre un gran mástil de carne, aquel miembro le proporcionaba orgasmos sucesivos como números. Ella sólo podía presionar sus tetas, porque sentía que explotarían. De este modo, subió a la verga de marido y montó con una sonrisa por sus infidelidades.