XXX » Culioneros » No importa que se lo prohíban, ella sigue viendo a su novio pandillero porque tiene una verga descomunal que la vuelve loca.

No importa que se lo prohíban, ella sigue viendo a su novio pandillero porque tiene una verga descomunal que la vuelve loca.

12 min
Descripción

Hace dos semanas Eugenia cumplió 18 años y ya tiene feroces relaciones sexuales con un cholo. Aunque sus padres le prohíben verlo, la morrita encuentra una forma de escapar. Ayer tomó su bicicleta y pedaleó hasta los barrios bajos de la ciudad. Cuando llegó, su culito estaba sudado, como tanto le gusta al novio. Así pues, el hombre de pandillas lo recibió con un buen apretón de nalgas. A pesar de la delgadez de la chica, sus nalguitas carnosas se desbordan en las manos negras del amante. Después de frotar el rico trasero, el maduro quiere ensartar su gran verga en la conchita rosada de la adolescente. Sin embargo, ese pene es demasiado grande y no le cabe completo. Por eso la morrita lo mama un par de veces, luego intenta sumirlo en su coño. Justo cuando el novio comenzaba a sentirse frustrado, la flaquita culona tomó valor y dejó caer sus caderas de un solo golpe. Al fin la verga le entró completa por primera vez.