No hay pedo que te gastes toda la quincena, siempre y cuando tu amiga mame la verga rico y le guste de perrito.
1.791 visitas
No hay pedo que te gastes toda la quincena, siempre y cuando tu amiga mame la verga rico y le guste de perrito.

Valió la pena gastarse todo el dinero de la quincena con su amiga más puta, ahora el wey puede gozar las carnes firmes del culo de la morena culona. Como todos los viernes de quincena, el depósito de dinero está listo. Su amiga, Kasandra, sabe que el wey tiene la cartera llena de billetes y a ella le gusta más el dinero que la verga. Así pues, con sus curvas de infarto, la amigo lo convence de despilfarrar el sueldo. Tres horas después, el amigo está gastando las últimas monedas en un cuarto de hotel. Pero vaya que vale la pena, la morena está en cuatro patas, devorando la pinga por completo. No cabe duda que es una perra sumisa y obediente. Ahora bien, el morro es un goloso con las culonas, por eso abandona las mamadas y va a hurgar entre las nalgas. Ella sacude las bolas de carne, mientras el tierra la lengua en el ano. Después la jode al estilo perrito.

Embed