XXX » Mexicano > Muchacha cabrona le hace una mamada a escondidas al primo, aunque le tiemblan las manos no deja de tragar camote.

12 min
Descripción

Desde muy chicos, los primos fueron compañeros de travesuras. Pero según crecían, se volvieron cómplices sexuales. Así pues, luego de un largo tiempo sin verse los jóvenes se encerraron en una habitación. El primo le dijo a la chica que le hiciera una mamada como en los viejos tiempos. Pero ella tenía miedo de ser descubierta con el pitote en la garganta. Ante la situación, el joven la tomó de la nunca y sumió el chorizo a la fuerza. Aunque la joven manoteaba, terminó por rendirse ante las delicias del oral. De este modo, la primita puta tragaba el pene cual golosina mientras que acariciaba las bolas con sus uñas. Esta combinación de estímulos erizaba los vellos de la zona genital del pariente. Por lo cual, la mamadora continuó con el masaje sexual hasta que sintió un poderoso chorro de semen en su boca. La leche se desbordaba de sus labios y corría por la garganta. El primo seguía cogiéndola por el hocico.