Los mexicanos somos panzones y peludos, pero chingones para coger a morritas culonas como esta. ¡Va a querer más!
3.280 visitas
Los mexicanos somos panzones y peludos, pero chingones para coger a morritas culonas como esta. ¡Va a querer más!

A esta morena de cuerpo escultural le da pena que la vean con su gordo, pero cuando siente la rica verga lo olvida todo. A sus 19 años, la morenaza anda aflojándole el pedorro a un ruco adinerado del pueblo. Si bien la morrita puede tener en su mano a cualquier galán, a ella le gusta andar en camioneta del año. Desde luego que debe darle el panochón al viejo de los billetes. El único problema es cuando la ven en la calle junto a la bestia. Sin embargo, a solas en el cuarto, ella es una devota admiradora de su verga. Cunado mama lo hace con mucha pasión, sujeta con una mano los huevos peludos y traga el pene rojo. De vez en cuando el viejo se tira un pedo, pero a ella le sabe muy rico. Así pues, el viejo la trepa en el guayabo y la pone a montar. Las fabulosas nalgas de la morena azotan en la panza del ranchero, ella hace todo lo que él pida. Pues él tiene el dinero, él manda.

Embed