XXX » Culioneros » Llegó la hora de atascarse entre las inmensas nalgas de esta hembra caliente. ¡Esta gorda es una devoradora de vergas!

Llegó la hora de atascarse entre las inmensas nalgas de esta hembra caliente. ¡Esta gorda es una devoradora de vergas!

5 min
Descripción

Por algo le sobran las vergas a esta vieja puta, sus inmensas nalgas son un trofeo. Como todos los fines de semana, la gorda puta llevó un semental a su casa. Lo primero que hizo el picador fue bajarle los calzones y abrazar el pedorro. El viejo no cabía en sí de gozo, esas pinches nalgas se desparramaban entre sus brazos. En seguida, el amante comenzó a besarle el culo, recorría con su lengua hasta el último centímetro. La señora ya tenía la vagina escurriendo, llena de mocos vaginales. Ahora el amante la puso en cuatro patas, su trasero era un monumento a la carne. El macho respiró profundo y sumió su gruesa verga. La señora estaba contenta de recibir un buen leño, por eso pidió que la cogieran duro. El vergudo se lució cuanto pudo, pero ese panochón era a prueba de todo. Sin embargo, la gorda lo premió: se puso a montar de reversa y lo exprimió.