XXX » Mexicano » Le tocó una verga dura de ordeñar, pero aunque le dolió la quijada de tanto mamar no se detuvo hasta sacarle la leche.

Le tocó una verga dura de ordeñar, pero aunque le dolió la quijada de tanto mamar no se detuvo hasta sacarle la leche.

16 min
Descripción

Esta mamadora de anteojos llevaba 15 minutos con el trozo de carne en la boca y no se venía. En esta ocasión le tocó una verga difícil de ordeñar. Ella estaba acostumbrada a que las vergas en su boca se derritan como chocolate, pero no con este wey. Al macho lo conoció en el trabajo, es nuevo y sólo le habla a ella. La vieja, como buena perra caliente, pudo notar que el morro tenía una verga abultada en el pantalón. Así que le dijo: “se nota que tienes una vergota, yo nunca he visto una, ¿me dejas verla?” Desde luego que era un pretexto, esta vieja había visto más vergas que novelas en su vida. En fin, la morra mamona llevó al vergudo a su depa y le sacó la verga del calzón. Entonces se metió el garrote a la boca sin avisar. Ella le estaba haciendo una pinche mamadota deliciosa, pero él no se venía. Luego de 15 minutos, la quijada le dolía pero pudo ordeñar el chorizo.