XXX » Culioneros » La vieja golosa se quejaba del marido porque tenía la verga pequeña, luego se queja porque el vecino es bien vergudo y le duele el anal.

La vieja golosa se quejaba del marido porque tenía la verga pequeña, luego se queja porque el vecino es bien vergudo y le duele el anal.

10 min
Descripción

Hay que tener cuidado con lo que pides, como esta señora que añoraba una verga enorme y la mera hora se arrepintió de haber pedido tanta verga. Todas sus amigas le decían que sus maridos tenían vergas enormes, todas de más de 20 cm ya paradas. La doña se sentía mal porque su marido con esfuerzos llegaba a los 12 cm. Una de las amigas le dijo: “no te apures, mi viejo es bien puto. Así que mejor que coja con una amiga que con una zorra desconocida”. Esa misma noche tocó el marido de la esposa, la señora no dijo nada y lo pasó. Ambos sabían lo que iban a hacer. La doña le abrió las patas, pero el macho intruso le dijo que se diera vuelta. Primero le metió la verga por la pucha, ella gozaba como loca. Pero después le sumieron el camote por el culo, ¡ay, cómo le dolió!