La vecina le dio su regalo de 18 años, la vieja caliente se llevó al morrito a un motel para desvirgarlo.
4.356 visitas
La vecina le dio su regalo de 18 años, la vieja caliente se llevó al morrito a un motel para desvirgarlo.

La señora terminó acostada boca abajo con el morro cogiéndola rico por atrás. Cuando este morrito cumplió 18 años, su vecina le hizo realidad su fantasía. La vieja sabía que el morro siempre le veía el culo y las tetas. La verdad es que ella se quería coger esa verga tierna, como un elote recién cocido. Por eso cuando le hicieron su fiesta, ella le dijo al oído que le tenía una sorpresa. El morro la acompañó a un motel, donde ella le enseñó por qué las maduras son las más putas. Así fue como la vieja abusiva puso al morro en la cama y le mamó el chorizo: “vas a sentir un torbellino de placer, no te vayas a venir porque falta lo mejor”. El morro aguantó la mamada y se la cogió de perrito. Aunque el wey era virgen, hizo que la doña terminará vencida en la cama y gritando como loca.

Embed