XXX » Mexicano » La esposa tenía hambre y bajó por un refrigerio: una buena salchicha de burro para mamar y montar suavecito en la media noche.

La esposa tenía hambre y bajó por un refrigerio: una buena salchicha de burro para mamar y montar suavecito en la media noche.

6 min
Descripción

A esta pobre mujer la invadieron los apetitos en la media noche, apetitos de vergas. Cuando la señora dormía, la despertó una comezón insoportable en la panocha. Al principio trate de meterse los dedos y apagar el fuego de su pucha, pero no sirvió ya que su cuerpo exigía una riata bien parada. Al no encontrar al marido a un lado de la cama, bajó a la cocina y lo encontró en el refrigerador, con la salchicha de fuera. La señora se lanzó contra la verga del marido y, sin dar explicaciones, se la mamó sedientamente. Esto bastó para que el vato se pusiera bien fogoso y, acto seguido, la empinara en posición de perra para cogerla contra la barra. Las tetas de la ruca se movían como campanas, iban para adelante y atrás mientras el esposo la cogía como un potro. Al final, el marido le vació los mecos en el culo por traviesa.