XXX » Maduras » El negro estaba bien pitudo, la señora puso una terrible cara de dolor cuando repentinamente la cogieron por la cola.

El negro estaba bien pitudo, la señora puso una terrible cara de dolor cuando repentinamente la cogieron por la cola.

6 min
Descripción

La verdad es que el mulato ya ha gozado las panochas de todas las viejas fodongas del barrio. Sin embargo, la cogida de anoche no tuvo comparación. A todos les llamó la atención que la presidenta de la junta de vecinos cogiera con él. La señora regaba su jardín cuando apareció el mulato, con sonrisa traviesa. Mientras ella seguía ocupada con sus plantas, él la abrazó por atrás y le arrimó el pito. Para sorpresa de la vieja, el moreno tenía el pene desnudo. Esto causó en ella unas ganas incontenibles de ser penetrada. Así que se dio media vuelta, se arrodilló y dio unas buenas mamadas el garrote. Después, ambos pasaron hasta la habitación. Ahí, el negro le abrió las piernas y la cogió. El cabrón tomaba impulso para que su falo entrara hasta el fondo del coño. No obstante, el extranjero le tenía una sorpresa. Cuando la puso en cuatro patas, le enterró la riata en la cola. Ella palideció.