XXX » Maduras » Cuando recibió la gruesa verga en su ano, sintió que su panocha se convirtió en un volcán y eyaculó abundantes chorros.

Cuando recibió la gruesa verga en su ano, sintió que su panocha se convirtió en un volcán y eyaculó abundantes chorros.

2 min
Descripción

Anteriormente, su marido había hecho todo por hacerla gozar en el culo. De este modo probaron todo tipo de consoladores y vibradores, pero el ano estaba muerto. En una ocasión, el esposo invitó a su amigo Reginaldo. Este maduro tenía fama de poseer una vergota de burro, capaz de hacer venir hasta a la puta más guanga. Así pues, la señora estaba un poco nerviosa aunque sus pronunciadas curvas lucían exquisitas en lencería. Luego de presentarse, los señores tomaron su lugar. Ella subió a un buró, donde separó las piernas y levantó su jugoso culo. Después, el amigo invitado sacudió su verga, consiguiendo que esta creciera de manera descomunal. Por último escupió su mano y ensalivó el trozo de carne. Entonces tomó las brutales caderas de la mujer prestada y la enculó. Al cabo de unas pocas metidas, un chorro a presión nació de la vagina. ¡Ahora sí sintió muy rico!