XXX » Mexicano » Cuando llegó la luna de miel, la esposa no sólo ya no era virgen sino que dominaba el chorizo como una puta experimentada.

Cuando llegó la luna de miel, la esposa no sólo ya no era virgen sino que dominaba el chorizo como una puta experimentada.

15 min
Descripción

Por fin llegó la luna de miel, el joven esposo estaba ansioso de chingar el panocho de su mujer por primera vez. Sin embargo, cuando ella abrió las piernas tuvo que confesar que no era virgen. Además, durante los años de noviazgo ella probó decenas de vergas, por la boca y por el culo. No obstante, el marido estaba tan caliente que él sólo quería raspar el pito en un hoyo. Así pues, el joven pegó los labios en la panocha guanga de su novia. Como mamaba tan desesperadamente, ella sentía que un perro le daba lengüetazos en la concha. Terminada la mamada, el morro le separó las piernas y sumió el camote. A causa de los impactos, las tetas de la esposa temblaban como gelatinas. Justo entonces, la hembra infiel le mostró otras posiciones en las que ella experimentaba más placer. Durante el resto de la noche, gozaron orgasmos al fornicar en las más variadas posiciones. ¡Qué bueno que ella era una puta!