XXX » Mexicano » Como se quedó quieta durante el sexo anal, su marido la recompensó con una descarga de mecos calientes en la panochita.

Como se quedó quieta durante el sexo anal, su marido la recompensó con una descarga de mecos calientes en la panochita.

4 min
Descripción

Cuando se trata de echar pata, María es una mujer muy sumisa. Pues ha aprendido que una hembra debe abrir sus agujeros y gozar. De este modo, anoche la señora se encontraba dando unos buenos brincos sobre el pito del esposo. Sin embargo, cuando su vulva estaba muy cremosa, el marido le pidió sexo anal. Sin desobedecer, la morena esposa se acostó en la cama y separó sus piernas. Ante tal gesto, el marido se lamió los labios como un gato y subió los talones de ella hacia los hombros de él. En dicha posición, el culito de la mujer quedaba levantado, en alineación perfecta con el largo pene. Sin más, el esposo sumió su abundante trozo de carne. Era delicioso ver cómo el diminuto agujero del culo se expandía con gran facilidad. Así pues, la joven esposa cerraba los ojos y hacía gestos de placer. Como recompensa, el marido decidió eyacular en su pucha.