XXX » Gordibuenas » “¡Cómo está pendejo mi hijo! En casa tiene una hembra con unas pinches chichotas obesas, pero prefiere andar con gatas”.

“¡Cómo está pendejo mi hijo! En casa tiene una hembra con unas pinches chichotas obesas, pero prefiere andar con gatas”.

8 min
Descripción

“La verdad es que los hombres de hoy son unos pendejos, así como mi hijo. Resulta que el cabrón ya no quiere culiarse a su vieja porque se puso obesa. ¡A la cabrona le crecieron unas pinches chichotas! Por esta razón, anoche fui a su casa. Como esperaba, su señora se encontraba sola. Ella me invitó un café y me platicó que nadie la había cogido desde hace un año. Esto me puso la verga inquieta y lancé mi ataque. Sin decirle nada, le di unos apretones en los chicharrones. Ella puso cara de placer y comenzó a gemir. ¡Te gusta que te aprieten las tetas! Le dije, luego le quité la blusa y el brasier. Por efecto de la gravedad, las gigantescas pechugas se desbordaron bien chingón. Pero yo las apreté en mis manos y las mamé lleno de lujuria. Después empiné a la gorda y sumí el rostro en su cola apestosa. Por lo demás, fueron unas duras metidas que mi nuera nunca olvidó”.