XXX » Gordibuenas » Aunque ya es una madurita y tiene las nalgas caídas, todavía hay hombres casados que mueren por echarle un palo.

Aunque ya es una madurita y tiene las nalgas caídas, todavía hay hombres casados que mueren por echarle un palo.

3 min
Descripción

A diferencia de sus vecinas, ella todavía tiene unas buenas nalgotas. Aunque su retaguardia tiene celulitis, todavía tiene buen tamaño. Por esta razón, uno de los señores de la cuadra le pone sus buenas cogidas. Hoy en la noche, el amante llegó a casa de ella. El viejo tocaba la puerta con mucha desesperación, pues su mujer lo ha estado vigilando. Así que en cuanto la madura abrió la puerta, el vecino entró a toda velocidad. Antes de cruzar cualquier palabra, el hombre se desabrochó los pantalones. Su gigantesca verga estaba muy parada, tanto que palpitaba y las venas se marcaban. Cuando la vieja culona miró el genital excitado comprendió que esa verga necesitaba un culo en el acto. Así que terminaron en la cama, con la señora pegando brincos calientes sobre el pito. Por su parte, el señor infiel no paraba de apretar las grasosas nalgas de la hembra que era una experta montando.