Anoche el marido no se aguantó las ganas y se chingó a su vieja por el culo sin avisarle. ¡Lo gozó como un cerdo!
1.161 visitas
Anoche el marido no se aguantó las ganas y se chingó a su vieja por el culo sin avisarle. ¡Lo gozó como un cerdo!

Como todos los hombres, don Abundio es un goloso para el sexo anal. Luego de ver cientos de vídeos porno de anal extremo, decidió encular a su mujer. De este modo, llegó la noche, los maduros estaban en la habitación. El viejo comenzó a frotar la vagina gorda de su mujer, a ella le sorprendió pues hacía meses que no cogían. Por lo tanto se dejó llevar, no sin llevarse una sorpresa. Luego del cachondeo, el esposo colocó a su gorda en posición de misionero. Sin embargo, clavó el chorizo unos centímetros más abajo. La pobre señora soltó un grito y su cara se puso roja. A decir verdad, era demasiado tarde, el esposo sentía escalofríos por toda la espalda. Así mismo, continuaba metiendo el garrote en el tobogán anal, cada vez más profundo y rápido. La señora tuvo que respirar hondo y contener el dolor, al fin y al cabo comenzaba a sentir algo de placer.

Embed