XXX » Jovencitas » Ahora sí se la cogieron cómo debe ser, a la mamasita nomás le salía la sonrisa mientras la cogían con fuerza. Parecía toro el cabrón.

Ahora sí se la cogieron cómo debe ser, a la mamasita nomás le salía la sonrisa mientras la cogían con fuerza. Parecía toro el cabrón.

18 min
Descripción

A esta mamasita nunca la habían cogido bonito y sabroso, su antiguo novio era un eyaculador precoz, que apenas había ensartado el chorizo y se le salían los mocos. La morrita se había acostumbrado a sentir poco y conformarse, hasta que conoció Ernesto y la convenció de ponerle el cuerno al novio. Al principio ella no quería ser infiel, pero sus amigas le habían dicho que Ernesto es un toro cuando se trata de coger. Así que el dio las nalgas al famoso cogedor, quien no la decepcionó ni poquito. El chingón la acomodó de perrito, se aseguró que el culito le quedara los más empinado posible para que así pudiera gozar hasta el último pedazo de verga. Se la sumió hasta el fondo, ella ni gritó, sólo sintió que las piernas le temblaban y la panocha le escurría abundantemente. Justo como se lo había prometido sus amigos, Ernesto parecía un toro, nunca la habían cogido así.