A una madre soltera le urgía un gran pene, pero no pensó que le caería uno en el culo por obra del cielo.
1.389 visitas
A una madre soltera le urgía un gran pene, pero no pensó que le caería uno en el culo por obra del cielo.

Luego de pasar 5 años casada, una mujer de 25 años se convirtió en madre soltera. El problema es que ahora ya no tiene quien el hinche la panocha con verga. Por esta razón, la esposa estaba urgida y no dudó en ofrecer sus nalgas con los compañeros de la iglesia. Entre estos hombres de fe, encontró a un maduro de 40 años que pronto le chingaría el ojete. Todo empezó después de la misa, la vieja ganosa metió al cristiano a su casa. Al principio, todo se limitaba a unas mamadas descontroladas de la mujer. Debido a los meses que no tuvo sexo, chupaba la verga y daba gracias al cielo. Este acto profano molestó mucho al maduro que decidió castigarla. – ¡Con que quieres que la verga te caiga del cielo! En cuanto terminó de exclamar, el viejo empinó a la señora contra el suelo. Después le escupió el ano y la cogió por culo a gran velocidad. Ella gritaba de placer.

Embed